CNT exige la readmisión del encargado de mantenimiento de AUCORSA, despedido por la contrata Grupo Mabraser

Tags: 

El compañero José cuenta con una antigüedad en este puesto de trabajo desde marzo del 2000, es decir, unos 20 años. Durante este tiempo ha pasado por diferentes empresas que han gestionado el mantenimiento de las instalaciones, que han ido subrogando al compañero ya que así lo indica su convenio de referencia (el del Metal de Córdoba). Durante este largo periodo de tiempo no ha tenido problemas con ninguna de las empresas titulares del servicio de mantenimiento ni tampoco con la propia AUCORSA. Para desarrollar su trabajo, lógicamente, ha tenido acceso a las instalaciones de la empresa y ha utilizado casi a diario los propios vehículos de AUCORSA, contando con la autorización de los responsables de la empresa municipal, al igual que el resto de trabajadores de AUCORSA. Es decir, como un trabajador más de AUCORSA.

La historia de su despido comienza el día 30 de Septiembre de 2019, día en que la empresa Zafiro Integral que se tendría que hacer cargo de la subcontratación de José Bernier, tras haber sido seleccionada por AUCORSA para sustituir a la anterior (Ayllon). Pero el día 1 de octubre, el trabajador todavía no tiene noticias de la firma del nuevo contrato y recibe una notificación del INSS comunicándole que ha causado baja en la Seguridad Social. José Bernier entrega un escrito al jefe técnico de mantenimiento de AUCORSA pidiendo explicaciones por escrito del porqué de esa situación, quien se siente muy ofendido por la reclamación -totalmente justa- del trabajador y se niega a firmarle el documento. Documento que al final a pesar de estar dirigido al Jefe de Mantenimiento, es firmado por el Jefe de Personal de AUCORSA. El dia 3 de octubre se firma el contrato con Zafiro Integral y el trabajador es dado de alta con carácter retroactivo desde el 1 de octubre. Pero si el comienzo con la nueva empresa ya había sido malo, la situación iría empeorando y poco tiempo después, en diciembre, Zafiro Integral le abona la paga extraordinaria por una cantidad inferior a la que corresponde y le quitan el plus de disponibilidad en base a que no ha cogido el teléfono y no ha realizado una guardia para la que le habían requerido. El trabajador reclama mediante documento escrito el pago de la extraordinaria y el plus de disponibilidad con fecha 27 de enero del 2020, cantidad que hasta la fecha no se le ha abonado.

Zafiro Integral termina sus servicios para AUCORSA el 31 de enero de este año. La sustituye Grupo Mabraser, (empresa a su vez propietaria de Zafiro Integral) el día 6 de febrero, aunque consta fecha 1 de febrero en el contrato del trabajador. Desde ese mismo día, la empresa incumple el pliego de condiciones del contrato. Le notifican a José que dejará de cobrar el Plus de disponibilidad y el Plus de Permanencia de forma unilateral. El trabajador interpone papeleta de conciliación ante el CEMAC por modificación sustancial de de las condiciones de trabajo, no llegándose a acuerdo en la conciliación y quedando a espera de juicio. A partir de este momento la situación de tensión y prohibiciones es contínua, teniendo diferentes problemas con la empresa.  Posteriormente y ya en época de pandemia le plantean en un primer momento que van a hacer un ERTE. Posteriormente, ya durante el confinamiento, le comunican, también de forma unilateral,  que su período de vacaciones va a ser del 17 de marzo al 13 de abril, cuestión esta claramente ilegal y contra la que el trabajador mostró su desacuerdo. A continuación, el día 23 de junio viene el despido que se produce también con el tema del COVID-19 de fondo.

La carta de despido se basa principalmente en el hecho de que el día 16 de mayo, José acude a las instalaciones de AUCORSA estando de baja médica y según la empresa, lo hace sin avisar a nadie y sin tener autorización para ello y, según dicen, estando el acceso restringido por el coronavirus. No obstante, estábamos ya fase 1 y por lo tanto ya había una libertad de movimientos que le permitía acudir a las instalaciones de AUCORSA, lugar donde esta su puesto de trabajo y para lo que jamás ha tenido que pedir permiso. Ni ha tenido ninguna limitación de acceso, sino que lo ha hecho de la misma manera que cualquier otro trabajador de AUCORSA. En la carta de despido se le llega a considerar como “persona ajena a la empresa”, algo sorprendente para alguien que lleva 20 años con su puesto de trabajo en AUCORSA, que tiene su taquilla y herramientas de su propiedad en las instalaciones.

AUCORSA inicia una investigación sobre su asistencia a las instalaciones de la empresa, porque según dice “se abusa de la familiaridad para eludir los controles de acceso en ese momento vigentes y saltarse la prohibición de entrada al centro de trabajo (con la advertencia mediante cartel informativo). No deja de ser curioso que se le acuse de eludir controles cuando pasa por delante del portero de la oficina de control y lo saluda. Evidentemente éste no le prohíbe la entrada porque no hay ninguna prohibición de acceso para los trabajadores que tienen su puesto de trabajo en AUCORSA.

AUCORSA sanciona a la empresa titular del servicio de mantenimiento, Grupo Mabraser, en la cual esta contratado José, con una cantidad de 1.992 € ya que no cree las explicaciones dadas por el trabajador sobre su asistencia ese día a las instalaciones de AUCORSA, (la razón es que va a recoger una medicina que tiene en la taquilla, al encontrase cerca de la empresa).

Además de ésta, que es la motivación principal y que ocupa 5 de las 7 páginas de la carta de despido, se le acusa de una serie de incumplimientos, como usar coches de AUCORSA sin permiso para salir a hacer diferentes gestiones. Algo absurdo, puesto que lleva haciéndolo 20 años, obviamente con permiso (puesto que si no lo tuviera, el portero de la oficina de control no lo dejaría salir). Por otra parte, en ningún momento le habían comunicado al trabajador esta serie de “incumplimientos” ni existió sanción por ello.

Por tanto, estamos ante un despido claramente injusto y como mínimo, completamente desproporcionado como sanción por los hechos que se le imputan al compañero. Además, como demuestra el relato de los hechos, se trata de un despido como represalia por reclamar sus derechos laborales, en el que el responsable del área de mantenimiento de AUCORSA, Eugenio Romero ha tenido un papel determinante.

Desde la CNT estamos con José Bernier y además de plantear demandas contra ambas empresas en defensa de sus derechos y su puesto de trabajo, llevaremos a cabo las acciones de denuncia y de información publica que sean necesarias.

SI NOS TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODAS, DEFENDIENDO A TU COMPAÑERO TE DEFIENDES TU